• La Tilla. Capitulo II